jueves, febrero 15, 2007

dulzura y oscuridad

Siguiendo con los posts musicales, es tiempo de hablar de otra de mis bandas favoritas: The Cure


Cuando hablo de esta banda, hablo de la construcción de mi personalidad. Muchos dicen de buenas a primeras que se trata de una banda con una propuesta muy oscura, yo quisiera desmentirlo. Esa opinión se genera talvez porque el público observa de buenas a primeras la estética de la banda. Es cierto, las sombras en los ojos, la tez pálida, los cabellos erizados, pueden ser una imagen amenazadora. Yo creo que la estética del rock es eso, el intentar dar una imagen de lo que quieres ser, y muchas veces intentas o llamar la atención o defenderte de tus problemas. Yo hago válidas ambas interpretaciones.


Ahora si voy a la música, puedo justificar mi título, puedo decir que The Cure refleja mi niño interior e histórico, aquel ingenuo e idealista niñito, pero también el guambra enojado que no el dejaban hacer muchas cosas... esos traumas que te marcan para siempre, que te hacen crecer con un pequeño resentimiento que si no es manejado adecuadamente puede llegar al ensimismamiento.


Si se habla de ensimismamiento y problemas, se puede mencionar canciones como Killing An Arab (letra basada en el extranjero de Albert Camus para los malpensados) , A Forest o Lullaby. Si se llega al punto de la ira se puede citar todo el álbum Pornography y en especial a temas como The Hanging Garden o One Hundred Years. Ahora iéndose para el lado lúdico, se puede empezar con la inolvidable Boys Don't Cry (tiene una temática bastante emocional / adolescente), In Between Days o Close To me. Si se habla del amor, este es tratado de una forma intensa, citaré mi favorita: la extremadamente dulce Just Like Heaven que idealiza de forma casi infantil el amor, al igual que Friday I'm In Love que prácticamente me pone a brincar como quinceañera. También están esas de decepción, como la tremenda Lovesong; nostálgicas como Pictures Of You...


La discografía de The Cure suele ser muy cambiante si se habla de sentimientos: el furioso Pornography, el experimental The Top; los juguetones The Head On The Door y Kiss me, Kiss me, Kiss me; el melancólico Disintegration. Parece sacado de un diario mío, en el que esas sensaciones suelen ser alternantes en espacios de hecho más reducidos, tal vez por eso es una de mis bandas favoritas largo, porque puedo oírla bajo las circunstancias que sean, parecen ser siempre comprensibles con lo que me sucede. Mucha identificación: lo aparentemente más tétrico es en verdad lo mas dulce... larga vida a Roberth Smith y cia!


Come closer and see...

3 comentarios:

Red Wine...... dijo...

The cure una de las mejores bandas que puedan haber... Friday I'm in love es una cancion fresona, es una banda de harto contraste un cochambre de estados de animo...

Claudia dijo...

Compadre, no olvides mencionar la cortavenas...APART...The Cure es la banda sin la cual, la musica y nosotros, no hubiesemos podido crecer...

pollynina dijo...

La verdad esque todo lo que describiste, el porque te gusta the cure, para mi, son razones de el porque me gustan a mi y tambien del porque no me gustan. Asi, igualito como ellos, toda una bola de contradicciones.