martes, abril 03, 2012

Rivalidades deportivas de mis tiempos

Uno todavía se considera joven y como adicto al deporte sobretodo como expresiónde cultura popular, me he tomado el trabajo de acordarme de algunas rivalidades que han marcado mi aún corta existencia.

Nápoli - Milan (80's-90's)

Si algo me hizo tener gusto por el fútbol fue ver estos combates de la en ese entonces mejor liga del mundo. El Milan ochenta-noventero está sin duda en ese club de "equipos clásicos" contando con media selección italiana y el fantástico tridente holandés campeón de Europa (Rijkaard - Gullit - Van Basten) de la mano de Arrigo Sacchi. Del otro lado estaba el Nápoli con su emblema, Diego Maradona, un equipo mucho más humilde que tenía como misión hacer caer al "norte de la Italia rica" como dirían Los Piojos. Claro, el Diego no es que jugaba a lado de patojos como se gusta hacer creer, Careca y Alemao eran grandes compañeros. No tenía yo una parcialidad clara, pues tanto Maradona como Van Basten están en una misma escala de idolatría para mi persona.

Larry Bird - Magic Johnson (80's)


Esta rivalidad tuvo como gran ganador al negocio de la NBA pues estos duelos que involucraron a Celtics y Lakers llamaron mundialmente la atención. Los Celtics con el rubio Bird a la cabeza más McHale, Parish entre otros, representaban la tradición, las buenas costumbres y todo el "orden" que te puedes imaginar de Boston más el misticismo irlandés. Del otro lado estaba la espectacularidad y fantasía de los Lakers con "Magic" haciendo asistencias sacadas de una galera, Kareem Abdul-Jabbar y sus "ganchos cielo" y un concierto de canastas fantásticas desde Los Ángeles. Johnson y cía. me hicieron fan hasta ahora de los Lakers y tener esa "manía" de ver para otro lado cuando paso la bola jugando básket. Todo esto se desbarató cuando llegó "su majestad" del aire, Michael Jordan, con su reinado imposible de batir en los noventa.

Ben Johnson - Carl Lewis (80's)

En los olímpicos de Seúl, tuvo atención especial el gran duelo por los 100 metros planos. Por un lado estaba el estadounidense Lewis, "el hijo del viento", heredero del legendario Jesse Owens logrando 4 oros en los Olímpicos de Los Ángeles y del otro una estrella emergente como el canadiense Johnson que venía imponiendo un nuevo récord mundial y en la famosa final de la cita surcoreana, logró un escalofriante 9.79 para la época. Johnson pasó de la gloria a la vergüenza deportiva cuando se comprobó su doping positivo que conllevó al retiro de su medalla, récords y añadió una presea más a la leyenda de Lewis.

Alain Prost - Ayrton Senna (80's - 90's)
Esta es otra rivalidad que popularizó mundialmente a un deporte, en este caso la Fórmula 1. Lo bizarro de la misma es que se gesta cuando ambos pilotos fueron compañeros de equipo a bordo de uno de los carros más recordados de la categoría como el McLaren - Honda MP4. El francés Prost representaba el manejo calculado y cerebral, no por nada tenía el mote del "profesor". Senna, el brasileño, ganaba hinchada con su estilo arriesgado y cargado de adrenalina. En 1989 ambos se traban en el definitivo circuito de Suzuka pero se descalifica a Senna dándole a Prost el título, en 1990 cosa igual aunque el francés ya corría para Ferrari y el brasileño fue campeón. Con este tipo de trabados finales se comprobaba una acérrima disputa que finalizó noblemente con la asistencia al funeral de Senna por parte de Prost. Tras el fallecimiento del uno y el retiro del otro, llegó el monólogo de Schumacher y una Fórmula algo más aburrida. Personalmente la osadía de Senna lo volvió mi piloto favorito sin que alguno pueda igualarlo.

Mike Tyson - Evander Holyfield (90's)

Tyson fue el dios de los pesos completo del boxeo ochentero, pero un desconocido ("Buster" Douglas) le arrebató su reinado el cual cedió fácilmente ante Holyfield. Tras superar escándalos personales, Tyson busca recuperar el trono perdido, obtuvo 2 cinturones y las peleas con Holyfield tuvieron un éxito mediático sin precedentes, favoreciendo "por las buenas" a Don Evander a las primeras y "por las malas" en el caso de los famosos "mordiscones" propinados por Tyson quien había atribuído su comportamiento a descalificadores cabezazos de su rival.

Pete Sampras - Andre Agassi (90's - 2000's)

En el circuito ATP se gestó una caballerosa y encarnizada rivalidad entre dos deportistas que se contraponían básicamente en sus estilos. "Pistol" Pete con un juego señorial , clásico aunque cubriendo toda la cancha, mientras que el "Kid" de Las Vegas apuntaba a un estilo agresivo e innovador. Sampras el clásico, Agassi el rebelde, cuando se enfrentaban, lo normal eran los 5 sets o los cuartos de final del US Open 2001 donde Sampras triunfó luego de cuatro sets todos ellos definidos en tie-break.

Roger Federer - Rafael Nadal (2000's)

A principios de este nuevo siglo se erigió un nuevo rey del deporte blanco, tal vez el mejor de todos los tiempos, según los expertos. Federer, "el Expreso Suizo", con su elegante y preciso juego parecía invencible hasta que llegó a la élite el impetuoso joven español que le puso otros valores al tenis: la fuerza, pero sobretodo la garra, con las cuales se erigió como la pesadilla de Roger, siendo especialmente imbatible en las canchas de arcilla. Los duelos entre Federer y Nadal son horas y horas de un espectáculo de gladiadores romanos aunque desde luego sin tanta sangre, las cuales cualquier adicto a las transmisiones deportivas las cubre sin problema. Personalmente hincho por las pinturas que Federer ofrece en cada raquetazo.

Lionel Messi - Cristiano Ronaldo (2000's)

La más reciente, mediática, marketinera y post-moderna versión de las grandes rivalidades deportivas se escenifica semana a semana en las canchas españolas de fútbol. El aspecto mercantilista de esta se expresa desde el punto de vista que ambos reresentan la contraposición de las marcas deportivas más grandes del momento (Messi - Adidas, Ronaldo - Nike, aunque paradójicamente sus clubes los vistan con la otra marca). Ambos son implacables goleadores diferenciados por el impresionante manejo del balón del argentino y la habilidad de lograr remates imposibles al arco del portugués.

La postmodernidad de esta rivalidad se comprueba al ser ellos estandartes de multinacionales como las marcas y equipos que representan y digo eso de los equipos porque tanto el Barcelona como el Real Madrid así como otros poderosos clubes europeos tienen a un "crisol de razas" en sus filas. Sin embargo, la gran debilidad de estos dos gigantes es su hasta ahora poco trascendente participación en sus selecciones nacionales, con lo que el sentido de "nación" es desplazado por el de "corporación", reflejo de nuestro tiempos.

1 comentario:

Andrés Rodríguez dijo...

una bestia esa reflexión de lo de las corporaciones al final...